Homofobia*

“La homosexualidad no es
una enfermedad,
la homofobia sí”

 

No se trata de una fobia, es decir de un “miedo”, sino de odio hacia los homosexuales, las lesbianas, los transexuales, los bisexuales…  Este odio puede ser moderado ( incomodidad ante personas homosexuales, comentarios y chistes de mal gusto sobre conductas homosexuales,…) o severos (insultos y agresiones físicas a una persona por su condición homosexual).

A estas alturas del partido, la gran mayoría de profesionales solventes de la psiquiatría y la psicología no aceptan que la homosexualidad es una enfermedad, de hecho en 1990 la OMS retiró la homosexualidad de su lista de desórdenes mentales. Así que los individuos que preconizan las teorías de que sí lo es, simplemente intentan justificar sus prejuicios homófobos, sean obispos, médicos,  o el vecino del cuarto.

Según Amnistía Internacional más de setenta países persiguen a los homosexuales y ocho hasta los condenan a muerte. Otros la toleran, aunque no investigan lo suficiente las denuncias de agresiones homófobas. Pero también los hay que avanzan: California se convertirá el 1 de enero de 2013 en el primer estado de USA que prohíbe las terapias para ‘curar’ a menores homosexuales.

Un ámbito en el que la homofobia es recurrente es el mundo del deporte. De hecho, poquísimos deportistas han admitido su homosexualidad, y los pocos que lo han hecho han tenido que aguantar la presión insoportable de las hinchadas, lo que no anima a otros a hacerlo.

A pesar del gran avance que se ha producido en España con la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, siguen existiendo diariamente muchas conductas homófobas en todos las clases sociales y en todas las edades. Merece especial atención el acoso escolar homofóbico ya que los y las jóvenes que lo padecen tienen tres veces más riesgo de suicidio que sus compañeros heterosexuales. Según un informe realizado por la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) el 43% de los adolescentes y jóvenes que pasaron por el infierno escolar del acoso llegaron a plantearse el suicidio. En el 90% de los casos, los acosadores eran los compañeros (casi siempre varones), pero lo más sorprendente es que en el 11%, los agresores eran los propios profesores.

Todos y todas deberíamos vacunarnos de la homofobia identificando las creencias negativas asociadas a la homosexualidad, la bisexualidad y la transexualidad; evitando conductas homófobas, aunque sean de baja intensidad (chistes degradantes y adjetivos despectivos como marimacho, maricón, tortillera,… deberían desaparecer de nuestras conversaciones) y recriminando a las personas que las realizan; y desarrollando la empatía y la aceptación de la diversidad sexual.

*Dedicado especialmente al concejal del PP del ayuntamiento de Castelldefels que escribió en una red social un comentario homófobo referido al presentador Jordi González.

_______________________________________________________

Artículos y webs que me han ayudado en la redacción de esta entrada:

Web del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia

Web de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB)

California prohíbe las terapias para ‘curar’ a menores homosexuales

Casi la mitad de adolescentes que sufren bullying homófobo piensan en suicidarse

Justin Fashanu conmociona el fútbol inglés con su confesión de homosexualidad

Un futbolista alemán confiesa que es gay, pero se queda en el armario

Boxeador puertorriqueño revela que es gay

 

Author: Carme Sánchez Martín

Co-directora de l' @InSexBcn i col·laboradora de @donesenxarxa . M'apassionen les TIC's i la Psicologia/Sexologia.

10 thoughts on “Homofobia*”

  1. Pingback: laura
  2. Pingback: Candela López
  3. Pingback: antonioclemente
  4. Pingback: Laura Quirante
  5. Pingback: Pep Ribes
  6. Pingback: Rubén Castro
  7. Pingback: goyo benitez
  8. Pingback: Chechu

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *