Líquido versus sólido

Quizás en estos momentos de incertidumbres, de cambios y de crisis no sólo en lo económico sino también en lo social y político, corresponde analizar determinados comportamientos sociales.

Desde hace unas décadas se están imponiendo, en todos los ámbitos de nuestra vida, un tipo de relaciones breves, superficiales y transitorias que reciben el adjetivo de “líquidas”. Este tipo de relaciones líquidas devienen del concepto modernidad líquida: “los sólidos conservan su forma y persisten en el tiempo: duran, mientras que los líquidos son informes y se transforman constantemente: fluyen.”

Esta nueva realidad exige a las personas una gran flexibilidad y una compartimentación de intereses y afectos. Se tiene que estar siempre dispuesta a cambiar de táctica y a abandonar compromisos y lealtades. Las relaciones se miden constantemente en términos de costo y beneficio, y a muy corto plazo. La individualidad prima por encima de lo colectivo, aunque se barnice con una solidaridad físicamente lejana.

De ahí que observemos a nuestro alrededor individuos con comportamientos de ruptura inesperados, alianzas o amistades sorprendentes y declaraciones contradictorias en cortos espacios de tiempo.  Y aunque este tipo de conductas se han producido en todas las época, – ejemplos no faltan en nuestro idioma: “donde dije digo, digo Diego”, “es un veleta”, “por el interés te quiero Andrés”- parece que ahora no está tan mal visto, incluso se justifica y casi elogia.

Y además genera una contradicción increíble cuando las amistades, los trabajos, los objetivos vitales, las políticas,… son tan a corto plazo y en cambio tenemos las esperanza de vida más larga y una capacidad increíble de memoria, gracias a los dispositivos inventados. De manera que determinadas relaciones acabamos por vivirlas como peligrosas o tóxicas, por su precariedad y volatilidad.

Quizás deberíamos reflexionar en como nos reconvertirnos en personas más densas, generando complicidades duraderas, comprometidas y confiables. Seguro que ganaríamos en salud mental y ayudaríamos a conseguir una sociedad mejor.

 

No podría haber realizado esta entrada en mi bloc y el artículo del mes de septiembre en “La Voz de Castelldefels” sin la ayuda del artículo de Adolfo Vásquez Rocca: “Modernidad líquida y fragilidad humana

 

 

 

Author: Carme Sánchez Martín

Co-directora de l' @InSexBcn i col·laboradora de @donesenxarxa . M'apassionen les TIC's i la Psicologia/Sexologia.

11 thoughts on “Líquido versus sólido”

  1. Carme, m’ha agradat molt la teva reflexió i proposta per a superar la fragilitat de les relacions humanes en la nostra societat.

  2. Impressionant reflexió. M’he trobat fa poc a ambdues bandes – la líquida i la sólida- i realment és complicat gestionar-ho, ja sigui a nivell públic com privat.

    Amb les relacions entre presones potser que el problema rau en que sovint pensem més en el que volem creure enlloc de la realitat.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *