Una vida y muchas vidas

Un libro abierto es un cerebro que habla; 
cerrado, un amigo que espera;
olvidado, un alma que perdona;
destruido, un corazón que llora.”
Proverbio hindú

Se dice aquello de “sólo se vive una vez” y es cierto: sólo tenemos una vida. Pero eso no significa que sólo podamos vivir una. Tenemos algunas maneras de poder burlar ese determinismo biológico. ...  Segueix llegint

Feminista a pesar de Enid Blyton

Un artículo en El País de hoy (Enid Blyton no apta para niños) me ha llevado a reflexionar sobre las ‘inadecuadas’ lecturas que formaron parte de mi infancia y mi pre-adolescencia. Fui incondicional de ‘Los cinco’ y ‘Los sietes secretos’, quería parecerme a Darrell de ‘Torres Malory’ y me encantaban las peripecias de las mellizas O’Sullivan en ‘Santa Clara’, durante unos cuantos años. Leía con fruición y varias veces cada uno de los libros que formaban parte de las diferentes series, fueran propios o sacados de la biblioteca pública, durante las diferentes vacaciones escolares. Es cierto que a medida que fui creciendo, por mi misma, y por la cara del profesorado al explicar mis lecturas vacacionales, deduje que no era “alta literatura” pero a mi me entretenía y en contra de lo que acabo de leer en la sucinta búsqueda que acabo de hacer en Google ( los críticos le achacan escasa imaginación exhibida -repetición constantemente sus fórmulas narrativas-, el abuso de los tópicos en la caracterización psicológica, muy superficial, y la pobreza de su estilo y de su léxico, que no favorece el desarrollo de la afición por la Literatura), en la actualidad soy una ávida lectora que siente que el día no tenga alguna hora más de obligado cumplimiento sólo para leer, y que es capaz de pasarse más rato en una buena librería ojeando libros que en una tienda de ropa probándose trapos… Supongo que si ahora, después de más de treinta años, releyera alguno de los libros seguro que encontraría situaciones sexistas, racistas, ñoñas… como las detecto en muchas películas antiguas de Disney cuando las he visto de nuevo con mi hijo o en otras muchas películas infantiles de los años 50, 60, 70,… o, incluso, actuales, que es peor… En el artículo el periodista comenta de Enid Blyton “Ya sabíamos que le daba a la bebida, tenía un carácter vengativo, era una mala madre, se enrolló con la niñera de sus hijas y jugaba al tenis desnuda. Qué ahora le cuelguen el sambenito de sentir simpatías por los nazis es lo único que nos faltaba.” Y quizás no le falte razón, pero a pesar de lo cual formó parte de la infancia de muchas y muchos… Y después de leer el artículo de Jacinto Antón una duda: porqué en el título de la noticia el nombre de la escritora aparece con “y” y en el resto del artículo con “i” -quizás un error tipográfico sin más-. Y otra cosa más: por qué el periodista sólo tiene en cuenta en el título de la noticia al 50% de la infancia, cuando utilizando un lenguaje inclusivo nos hubiéramos sentido también representadas todas las que de niñas y jovencitas leímos a Enid. Quizás lo tengo en cuenta porque soy feminista a pesar de haberla leído…  ...  Segueix llegint